Reestructuración

La reestructuración como ayuda y solución

Bajan, por segundo año consecutivo, los concursos y las disoluciones en España: 5.305 concursos y 23.340 disoluciones son los que finalmente se han producido en España en 2015, dando lugar así a un descenso de concursos y disoluciones del 24 y 8% respectivamente, en comparación con las de 2014, según el Estudio sobre Concursos y Disoluciones realizado por INFORMA D&B.

¿Buenas noticias para la economía española? Como siempre, depende de para quién, depende del sector, de la zona geográfica… El sector de la construcción sigue siendo el más castigado, así como la comunidad Catalana.

Lo que sí que es verdad es que cada vez más en España las empresas nos estamos concienciando de la necesidad de tomar las medidas necesarias para evitar un proceso Concursal antes de que sea demasiado tarde y que la sociedad esté abocada a la liquidación total. Esto en vacas gordas no se notaba tanto, pero en periodos de crisis económicas, todas las debilidades salen a la luz.

En estos momentos son fundamentales las etapas de pre-concurso en las que unos buenos estudios económico-financieros pueden ayudar a conocer el estado real de la “empresa en riesgo” antes de que la situación sea irreversible.

Sin embargo, el Comité directivo de las compañías se resiste a reconocer su precaria situación financiera, que es inevitablemente el primer paso que hay que dar para asumir y afrontar el problemático distress económico que padecen.

Debe ser por el miedo, miedo al cambio, a salir de esa zona de confort en la que ya estamos instalados, pero es que haciendo siempre lo mismo nunca obtendrás resultados distintos; y si la trayectoria de la empresa cuanto menos asusta, es el momento de coger el toro por los cuernos. Hay que hacerlo y hay que hacerlo ya.

Actualmente, por la evidente demanda, hay numerosas consultoras que ofrecen ese asesoramiento y gestión de la reestructuración empresarial, aportando una perspectiva alejada de subjetividades que les permite tomar decisiones lo suficientemente a la altura de las circunstancias.

Sin embargo, nadie conoce tu empresa como tú y los peligros del sector en el que te mueves. Por esto, eres la persona adecuada para supervisar cualquier decisión antes de su ejecución. No se trata por tanto de desplazar al equipo directivo, sino de que el CEO se posicione dos pasos hacia atrás para tener una visión más externa de la situación y que con la ayuda de profesionales sirva de saneamiento para un futuro de éxito de la empresa.

Reestructuracion

Y como de cualquier bache, siempre se aprende y se abre la mente para abordar un problema en los siguientes momentos difíciles.

¡Y a seguir trabajando que lo peor ya ha pasado y al final hemos sobrevivido!

Deja un comentario