sostenibilidad

Cada vez más, la sociedad en general somos conscientes que el modelo de crecimiento económico supone fomentar un consumo y una producción incesante. La base de la economía actual es alimentar el deseo ilimitado de cosas.
Este consumo ilimitado de bienes supone un importante deterioro de nuestro planeta. En las últimas décadas, se ha cuadriplicado la producción y el consumo, lo que ha acelerado el cambio climático y se generan grandes cantidades de residuos. A día de hoy demandamos 1,7 planetas tierra en recursos naturales, consumimos y producimos por encima de la capacidad del planeta para renovarse. Según WWF, en 2050, al ritmo de crecimiento actual, serán casi 3.
Las consecuencias de este consumo desmedido, ya las estamos sufriendo claramente con el cambio climático. El aumento de la temperatura media del planeta está provocando consecuencias catastróficas en el clima terrestre: olas de calor, sequías, inundaciones, etc. en definitiva condiciones más extremas cuyos efectos serán cada vez más severos para la especie humana.
Además, la manera en que se producen y se consumen los bienes y servicios, está incrementando las desigualdades sociales, aumentando la brecha entre ricos y pobres. Los frutos del crecimiento económico nunca se reparten de manera equitativa.
Por tanto, tenemos que actuar ya para frenar este deterioro y dejar a nuestros hijos un planeta habitable. Esto requiere tomar conciencia y que todos los actores sociales actúen en consecuencia. Actuar es imprescindible, todos y cada uno de nosotros tiene que hacer lo posible por mejorar nuestra huella ecológica.
Desde el punto de vista empresarial, la sostenibilidad tiene que ser parte integral de la estrategia de la compañía. Esta integración de la sostenibilidad en las estrategias empresariales de manera real tiene efectos positivos no sólo para la sociedad y el medioambiente sino para la propia compañía, que se traducen en: fidelidad del consumidor cada vez más preocupado por estos aspectos, mejora en la reputación, mayor satisfacción laboral, ahorro de costes y mejora de la rentabilidad económica.
Esto es lo que desde Surus pretendemos fomentar desde nuestra actividad económica. Todas las soluciones para los distintos sectores económicos e industriales se dirigen como objetivo principal, al reempleo de activos que han dejado de ser útiles para nuestros clientes, poniéndolos a disposición del mercado para que se vuelvan a utilizar en actividades productivas, fomentando el consumo responsable, la reducción de residuos y evitando la necesidad de producir nuevos activos alargando el ciclo de vida de los ya existentes.
En definitiva nuestro objetivo es aportar soluciones que ayuden a nuestros clientes a impulsar su responsabilidad circular, aportando valor económico, social y medioambiental. Queremos aportar valor a la sociedad más allá del valor económico.