Cuando te dispones a vender un inmueble, lo que todos buscamos es obtener el máximo valor posible en la venta.

Normalmente pensamos en una comercialización tradicional a través de una inmobiliaria con la que acordamos un precio de venta que satisfaga nuestras expectativas.

Éstas añaden el inmueble a su cartera de activos y desarrollan las acciones estándar de marketing.

Si tenemos suerte y recibimos alguna oferta en los primeros meses, nunca será por el precio fijado, pero lo más probable es que no recibamos ninguna oferta y tengamos que ir bajando el precio de venta de manera progresiva hasta que consigamos alguna.

¿Cuáles son los inconvenientes del método de venta tradicional?

Principalmente el tiempo en el proceso de venta, ya que por intentar conseguir el mayor valor posible, pueden pasar muchos meses hasta recibir la oferta.

Otro problema que nos podemos encontrar, aunque menos probable, es que el precio inicial que pongamos sea más bajo de lo que se podría conseguir. Al hacer la valoración inicial, no controlamos exactamente la situación del mercado y podemos pecar de no poner el máximo valor que podemos conseguir por nuestro inmueble. En estos casos, nadie va a ofertar más del valor que se ha fijado inicialmente.

¿Cómo vende Surus Inversa los inmuebles?  

En Surus Inversa proponemos un sistema de venta completamente distinto.

Nuestro modelo de comercialización es mediante subasta online a través de la plataforma www.escrapalia.com.

¿En qué consiste el sistema de venta mediante subasta online?

En la SUBASTA ON LINE como método de comercialización, se fija un «precio mínimo» (por debajo del cual no se adjudicará el inmueble). Este precio mínimo va a estar muy por debajo del supuesto valor de mercado.

La venta por subasta ofrece un canal transparente, activo 24 horas para compradores nacionales e internacionales, donde la optimización de la participación a través del plan de marketing personalizado, permite la maximización del resultado en la venta.

El estudio de marketing se realiza de manera personalizada para cada uno de los inmuebles a comercializar teniendo en cuenta los distintos perfiles a los que deben ir dirigidas. Algunas de las acciones que desarrollamos de manera genérica son las siguientes:

  • Campañas de emailing a nuestra base de datos, enfocadas a los posibles compradores de cada inmueble con el perfil particular (inversores nacionales, internacionales, empresas, particulares,…).
  • Elaboración del dossier detallado de venta en varios idiomas para facilitarlo a los posibles compradores (de nuestra base de datos y los resultantes del estudio de mercado).
  • Edición de newsletter y creación de anuncio para promocionar en los distintos medios.
  • Anunciar el inmueble en los principales portales inmobiliarios nacionales e internacionales (disponemos de un sistema que replica en más de 1.000 portales).
  • Colocación de lona o carteles en la fachada para tener repercusión en la zona.
  • Anunciar los inmuebles en las principales redes sociales para alcanzar más visibilidad, realizando campañas de promoción de estos anuncios (enfocadas al perfil específico del tipo de comprador, mediante la segmentación que las promociones en estas plataformas permiten).
  • Cartelería o flyers por la zona.

Con un «precio mínimo» atractivo, junto con las campañas de marketing, se consigue atraer al mayor número posible de participantes a la subasta. Esto da lugar a que los propios interesados compitan por el inmueble subiendo su valor hasta la cifra máxima (valor de mercado actual).

LAS CLAVES DEL SISTEMA DE SUBASTA ONLINE:

  • Tiempo limitado.
  • Máximo valor de mercado.
  • Transparencia en el procedimiento.

Esquema de la venta de inmuebles en subastas

Después de todo lo comentado, desde Surus Inversa recomendamos la comercialización mediante subasta online si tienes una necesidad urgente de venta, ya que garantiza ofertas por el valor de mercado en un tiempo limitado. Es decir, sabes lo que alguien va a estar dispuesto a pagar por tu inmueble en este momento exacto del mercado inmobiliario.

Hay veces que estos valores no son los esperados, ya sea de manera positiva o negativa.

Un ejemplo que nos ayuda a entender el sistema:

Tengo un piso en el centro de una ciudad, cuyo valor estimado es de 100.000€. Si hago una subasta donde el precio de venta lo fijamos en 40.000€ y realizamos las campañas necesarias para llegar a todas las personas interesadas en la compra de un inmueble de esas características, conseguiremos que haya un gran número de interesados que participen en la subasta.

Cuando la subasta finalice, puede que el valor máximo al que llegue sean 90.000€ o 110.000€. Lo que tendremos claro es que será el verdadero valor de mercado, es decir, lo que alguien está dispuesto a pagar por nuestro inmueble.