La Unión Europea pretende ser neutral en términos climáticos de cara al año 2050. Es decir, la UE se ha fijado el objetivo de tener una economía con cero emisiones netas de gases de efecto invernadero. Desde hace varios meses es frecuente encontrar titulares en prensa sobre el cierre de las centrales térmicas españolas. Una central térmica es una instalación que produce energía eléctrica a partir de la combustión de carbón, fuel-oil o gas, todos ellos combustibles fósiles. Las centrales alimentadas con carbón están siendo las primeras solicitar el cierre debido a los nuevos objetivos medioambientales basados en una significativa reducción de las emisiones de CO2. Además del alto coste que supone la compra de derechos de emisiones, la competencia con las alternativas renovables hace que las centrales que operan con carbón u otros combustibles convencionales se vean totalmente comprometidas. El futuro de las centrales térmicas tiene fecha de caducidad según se refleja en la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo (ELP), abierta por el MITECO a consultas, que marca la senda para lograr que las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en España sean neutras no más tarde de 2050.

 

Estas instalaciones que han sido sometidas a un cierre prematuro (entendiéndose por esto, antes del fin de su vida útil), las conforman numerosos equipos industriales, muchos de ellos con escasas horas de uso, que pueden presentar un amplio abanico de alternativas de reempleo. 

Las tipologías de centrales térmicas convencionales se clasifican en:

  • Centrales Térmicas de Carbón, 
  • Centrales Térmicas de Fuel-Oil
  • Centrales Térmicas de Gas Natural
  • Centrales Térmicas de Ciclo Combinado

Comúnmente, cuando una planta se cierra, los equipos y los materiales se ponen a disposición de otras plantas de la compañía propietaria para reutilizar o recuperar lo que pueda ser necesario. Una vez que se completa esta fase, los restos quedan en la planta para el proyecto de demolición, generandose gran cantidad de residuos tanto de contrucción (RCD) y de equipos. 

Por todo ello es fundamental dedicar esfuerzos para minimizar su impacto en materia de sostenibilidad, y garantizar la progresiva introducción de tecnologías y practicas que contribuyan a la economía circular. Las modelos tradicionales de desimplantación no son los adecuados siendo el mayor problema que los materiales reutilizables (reempleables) no se identifican, segregan, preparan y se valorizan adecuadamente.

Si bien el establecimiento de circuitos que no destruyen el valor es el fundamento de la economía circular (que reutilizan, reparan y reciclan productos, componentes y residuos), es crítico que esas estrategias, planes y acciones garanticen la formación y funcionamiento de redes de creación de valor, a partir de la gestión de los flujos de productos, de información o de materiales recuperables y de productos reempleables, a través de modelos y de ejemplos reales de implantación, y esta estrategia es la que que hemos desarrollado en Surus con el concepto de “Desimplantación Circular”. 

El propósito final de una “desimplantación circular” es la recuperación del mayor valor posible de los activos que ya no van a ser utilizados, alargar su vida útil y evitar que sean considerados residuos. Se introduce un concepto clave como es el de reempleo que ya está siendo usado en países como Francia o Bélgica y que permite continuar contabilizando aquellos productos que tras el “abandono” por parte de su dueños sigue teniendo una vida útil y, por tanto, no entra en el concepto de residuo en ningún momento de este ciclo. En este sentido, este reempleo formaría parte de la prevención de residuos y no tanto de su gestión. La operación por la cual un producto es donado o vendido por su dueño original a un tercero, a priori, para darle una segunda vida. A diferencia de la reutilización, a través del reempleo, el producto conserva su estado de producto sin convertirse en residuo en ningún momento. Por lo tanto, no es considerado como un modo de tratamiento, sino como un componente de la prevención de residuos y permite además un mayor retorno de económico por su venta.

Aplicando los principios de la economía circular y el modelo de “Desimplantación Circular” nacen una serie de posibilidades de gestión de los equipos y componentes procedentes de una central térmica; siendo éstas las siguientes, por orden de prioridad y de minimización de generación de residuos y de necesidad de materias primas, pilares básicos del modelo:

  1. Reempleo – Reaprovechamiento de activos y componentes enteros y en buen estado, para su venta directa en España o a países en desarrollo y menor capacidad económica y posterior instalación para continuar el proceso productivo.
  2. Reutilización – Reaprovechamiento de elementos y materiales en buen estado de conservación y garantía de funcionamiento como repuestos o partes de activos.
  3. Reciclaje de materiales, que debido a su naturaleza material y su valoración económica hacen posible su transformación para otros usos.
  4. Valorización de componentes que, por sus dimensiones, forma o estructura, imposibilita una gestión rentable de los mismos, para ello se llevan a cabo operaciones de adecuación del componente para facilitar su gestión.
  5. Vertido – Eliminación. Se trata de la última de las operaciones de gestión, siendo la indicada para aquellos componentes para los cuales no se disponga de vía de aprovechamiento o que, por sus características, de naturaleza peligrosa, deben ser eliminados de forma controlada. 

El cambio de paradigma en la desimplantación es poner en el centro la valorización de los activos y elaborar el plan de actuación desde esta aproximación, identificando los diferentes activos de la planta y categorizandolos con los criterios anteriores y analizando el momento idóneo para su realización durante los trabajos de demolición. Este plan de trabajo es ejecutado en coordinación con la empresa de demolición y con el resto de participantes. Cuando el proyecto se termina elaboramos los informes de reempleo, donde se certifican las Tn de residuos no generados. 

Las alternativas pueden ir desde el empleo de las turbinas en otras instalaciones de generación hasta el aprovechamiento de equipos completos de desulfuración y reducción de emisiones en industrias mineras. Todo ello implica que el desmantelamiento siga un procedimiento cuidadoso y selectivo que evite en gran medida la generación de residuos. 

¿Cómo llevar a cabo un desmantelamiento circular en una central térmica?

Este procedimiento debe considerar distintos escenarios donde cada uno tenga su propia secuencia de actividades. Para ello, conviene diferenciar entre activos críticos y no críticos. Los activos críticos son aquellos que están específicamente diseñados para operar en la planta en cuestión, su reutilización para otras industrias sería prácticamente inviable sin determinadas adaptaciones que habrían de ser acometidas por el fabricante. Los activos no críticos corresponden a equipos que suelen ser comunes en otras industrias y aunque su valor depende de la demanda del mercado, se pueden vender sin comprometer la línea de proceso. 

¿Cómo vender una central completa?

Cuando se trata de buscar destino para cualquier activo en desuso, la venta para su reutilización suele ser la mejor en términos económicos y de sostenibilidad. Con las centrales térmicas pasa lo mismo, pero a gran escala. Instalaciones energéticas que han dejado de funcionar en el territorio español pueden ser útiles en otros países. 

En este sentido elaborar un plan de marketing potente que llegue a todos los mercados energéticos del mundo es la parte fundamental del proceso. Hacer llegar a cualquier rincón la información sobre la disponibilidad de la planta y sus características es el centro de la comercialización. Para ello se elaboran materiales gráficos diseñados ad hoc. Como elemento central al que se dirigen potenciales clientes captados en las distintas campañas, se elabora una landing page con la información más relevante de la central y sus elementos principales. Es imprescindible que sea multiidioma y que tenga formulario y datos de contacto para poder recibir solicitudes de información de aquello realmente interesados.

Crear materiales audiovisuales atractivos para utilizar en las campañas, es otra parte previa al lanzamiento de las acciones en sí. Vídeos, imágenes de calidad, banners… serán la cara visible de las campañas y los encargados de captar la atención del público.

Una vez creados, hay que trazar una estrategia multicanal para tener presencia global allá donde el público objetivo se encuentre. Los medios de comunicación especializados son un canal de difusión masiva para atraer mucho tráfico mediante la difusión de nota de prensa y también mediante campañas de pago, entre este tráfico se encuentran los curiosos y los realmente interesados que se filtrarán en la landing page mediante el formulario de contacto. Sólo los interesados darán un paso más.

Campañas de email marketing a empresas potencialmente interesadas, redes sociales y sobre todo Linkedin por ser la red profesional, es un gran canal ya que un creciente número de cargos decisorios en las empresas están presentes y son actores activos.

Asimismo, campañas de posicionamiento en buscadores, plataformas de anuncios especializadas completan la estrategia digital.

Por otro lado, y como ya hemos comentado que la estrategia es omnicanal, no debemos olvidarnos del marketing offline. Los medios impresos y la presencia en eventos, ferias y asociaciones son medios que no por más tradicionales son menos eficaces.

La venta completa implica que todos los activos del desmantelamiento tienen el mismo destino y que el desmontaje está orientado a una reinstalación posterior. El desmantelamiento gana seguridad en todos los aspectos en comparación a una demolición convencional. Así mismo, se garantiza la no generación de residuos puesto que se reutilizan todos los activos críticos y sus respectivos auxiliares, mientras que su liquidación de forma aislada requeriría de segregación y valorización. Todas estas razones justifican la inversión necesaria para encontrar compradores en el mercado internacional.

¿Cómo vender una central por partes?

En el caso de que el mercado no demande la compra de una central térmica entera o haya necesidad de dejar libre el espacio cuanto antes, se acometería una venta por partes. El desmantelamiento se haría de forma secuencial. En primer lugar se retirarían los activos no críticos, cuyo desmontaje no requiere de grandes despliegues de equipos. Posteriormente, se segregan los componentes de los activos críticos, pues éstos tendrán partes reutilizables y partes valorizables. En algunos casos este proceso se compagina con el proceso de demolición. 

Existen también elementos comunes como cable y cuadros eléctricos que están presentes por todos los rincones de la instalación y tienen un elevado valor en términos de segregación. Lo ideal es retirarlos una vez la instalación esté sin ningún tipo de conexión a la corriente eléctrica y acopiarlos en zonas despejadas para la segregación de sus materiales.

Además de lo anterior, la desimplantación de una central también debe considerar la valorización de otros elementos como repuestos, equipos de taller, laboratorio y oficina. 

Todo esto hace que el proceso de desmantelamiento sostenible de una central térmica, además de suponer un retorno económico para la empresa propietaria, sea un ejemplo manifiesto de gestión medioambiental responsable y circular.  

Repuestos

Los repuestos de los activos principales representan una importante proporción capital de una central. Hay diversos tipos de repuestos. En primer lugar están los repuestos capitales, suelen estar diseñados para el conjunto de la planta o están directamente relacionados con las partes más importantes del grupo de potencia. No obstante, se pueden emplear para otras centrales con configuraciones similares. En segundo lugar, se pueden encontrar los repuestos específicos de cada elemento del grupo de potencia. Los fabricantes de turbinas y generadores tienen sus propios códigos de identificación de elementos auxiliares tales como válvulas, quemadores, sistemas de compresión, etc., El desgaste de estos elementos implica la necesidad de tener repuestos específicamente diseñados para el generador en cuestión. Finalmente se encuentran los elementos genéricos. Éstos son comunes prácticamente en todas las instalaciones de este tipo, y se pueden encontrar en diversos lugares. Sin embargo, el inventario de repuestos genéricos de una central proporciona el número óptimo de items necesarios, lo cual puede suponer un ahorro considerable de cara a la adquisición de estos items por otra central, en lugar de pedirlos a fábrica.

El procedimiento con el comprador

Todas las campañas de marketing dirigen a los posibles interesados hacia el responsable de la venta con el objetivo de obtener información más concreta sobre la planta. Estos interesados generalmente son agentes que intermedian entre el vendedor y el potencial comprador final. 

Siempre que se vaya a proporcionar información adicional a la que viene en las campañas de marketing se firma un acuerdo de confidencialidad con el intermediario, el cual hará lo propio con el comprador si éste desea también la información. 

Posteriormente se concreta una visita a la planta, donde el equipo técnico del comprador podrá efectuar las comprobaciones oportunas así como pedir un informe de mantenimiento al fabricante. Las visitas a la planta son fundamentales para entender el tipo de proyecto que se quiere ejecutar en destino. En ellas se presentan al propietario y al comprador para que haya una transferencia de información relevante de la planta. El objetivo de estas reuniones es resolver cuestiones técnicas y logísticas y dar confianza al comprador de cara a la operación. En esta parte del proceso puede ser fundamental introducir a las empresas que vayan a participar en el desmontaje, transporte y puesta en marcha. 

No obstante, el proceso administrativo tiene que continuar en paralelo y es pertinente que el comprador cumpla con las condiciones que marcan las directrices de compliance establecidas por el propietario, a través de la cumplimentación de cuestionarios y formas de código ético. 

El paso siguiente es la presentación de la oferta por parte del comprador a través de un memorándum de entendimiento en el que figuran las condiciones del acuerdo por ambas partes. En este paso también se pueden realizar reconocimientos de comisiones para los agentes implicados en el proceso. Tras firmar dicho memorándum se efectúa un proceso de exhaustivo análisis de los activos conocido como Due Dilligence y que precede a la firma del contrato de venta. 

La nueva vía necesaria

El respeto al medio ambiente es un requisito de toda organización con vocación sostenible y la economía circular es una herramienta estratégica para poder desplegar las estrategias de sostenibilidad que serán prioritarias en el futuro próximo. En España, la huella ecológica es 2,6 veces mayor que la biocapacidad, es decir, se necesitan casi tres Españas para mantener el nivel de vida y población actuales. En tan sólo quince años, nuestro déficit ecológico se ha incrementado más de un 50%, y presenta una tendencia continua al crecimiento, es por ello que esta es una de las prioridades para todos los agentes económicos y nosotros aportamos nuestro granito de arena mediante el foco en el reempleo en desimplantaciones industriales que creemos es el único modelo futuro de actuación. 

Por ello nuestra solución de desimplantaciones circulares de centrales térmicas aporta valor no solo económico sino también medioambiental y social. Para conocer más visita nuestro servicio de desimplantación circular.


SURUS fue creada en el año 2010 para dar respuesta a una necesidad existente en el mercado nacional en cuanto a la venta especializada de activos en el mercado secundario maximizando el valor de venta. Acompañamos a quienes nos rodean en la transición de modelos de negocio lineales a modelos más circulares y sostenibles. Líderes en el diseño de campañas de comunicación y marketing dirigidas a maximizar el valor económico, social y medioambiental y así ofrecer los mejores resultados.

Mantente dentro del círculo y no te pierdas nada

Jefe de Proyecto - Departamento de Operaciones