11083911_10205303863054157_5966357880783150717_n

No, no es casualidad

Tiempo de lectura: 2 minutos
Que Surus Inversa patrocine al Olímpico de Rugby de Pozuelo no es un favor a los miembros de este equipo que están en la plantilla de Surus, ni la respuesta al gusto por este deporte de algún directivo y/o empleado. Esta relación no es casual. Además de ayudar y fomentar un deporte, representa un espejo de nuestra actividad.
Suena paradójico que una empresa dedicada a la economía circular y a la venta de productos obsoletos, usados o de liquidaciones patrocine a un equipo deportivo que por definición suele estar protagonizado por jugadores jóvenes y con salud que les permite alto rendimiento.
J3DH_OLI_CIS-2
La verdad es que Surus también dispone de un equipo jóven, en el que se valora la iniciativa y aportar soluciones de distintas índoles pero en el que nadie es protagonista único ni deja de ser importante. Los proyectos que abordamos requieren del esfuerzo de todo el grupo, bien para llegar a nuestros clientes, para ofrecerles soluciones, hacer la promoción, efectuar la venta, hacer la distribución…
_B0I8722
Si en el rugby los perfiles de los jugadores son muy diversos y difícilmente adaptables a otros deportes: Altos, fuertes, anchos, rápidos, mecánicos, inteligentes… en Surus, que tampoco es una empresa ordinaria, nuestros perfiles, de cara a ese proceso con el cliente y el comprador final deben serlo y podemos asegurar que lo son.
La imagen más curiosa del rugby es el movimiento del juego en ataque. No se puede pasar con la mano hacia adelante, debe hacerse hacia un lado y hacia atrás. En muchas ocasiones, los ataques tienen que volver atrás, dar vueltas e iniciar de nuevo la jugada mucho más atrás. El equipo es indispensable, no hay milagros y muchas veces no hay ideas rompedoras, simplemente trabajo, tenacidad y espíritu de mejora.
Y el último valor es la honestidad, el juego limpio. El rugby es aparentemente violento, pero la realidad es que es un deporte en el que una de sus señas de identidad es el juego limpio y el respeto a los méritos del rival (y sobre todo al árbitro, que no es tan respetado en otros deportes más mediáticos). Surus se mueve en sectores complejos y muchas veces denostados, pero  tiene un compromiso de transparencia, ética y de juego limpio. Nos importa nuestro negocio pero hacerlo en buenas condiciones y sin asaltar los principios.
No, ciertamente por todo esto, el rugby es un magnífico espejo de lo que somos. Apuesten por Surus… y por el rugby.
Jesús Prieto
Jesús Prieto

Responsable de Administración

Deja un comentario